domingo, 28 de noviembre de 2010

Envidia sana...


En el marco de Fil pueden pasar muchas cosas, entre ellas, y como apuntaba hace unos días, Fil es un espacio fenomenal para encontrarte con personas a las que solo sueles ver en estos casos. Hoy he pasado un buen rato con Alberto Vicente, de Anatomía de la Edición, y hemos mantenido una conversación de lo más interesante.
Además del omnipresente tema de conversación eBook, hemos disertado acerca de Liber, el Salón Internacional del Libro de España, que se realiza anualmente entre finales de septiembre y principios de octubre y que pretende reunir a los editores españoles en un salón que, mal que me pese, cada vez es menos internacional.
¿Qué diferencia a Liber de Guadalajara? Muchas cosas que ahora no podríamos analizar con detalle. Podría ser  que aquí los editores pueden vender sus títulos, que a partir de cierta hora está abierta al público en general,  que las editoriales se implican más… No lo se, pero como editor y asistente a los dos encuentros, entre otros, me duele ver que el Liber cada vez va a menos.
¿Hay algo que podamos hacer para cambiar esta realidad? Creo que si, y es por eso que me atrevo a proponer por lo menos dos propuestas para que eso cambie.
1.     Apostar por Liber. El coste del Salón es asequible, el trabajo de la organización del evento es, desde mi punto de vista, muy bueno y la presencia de nuestras editoriales debería ser una apuesta fija. Si no de ventas si de promoción y visibilidad.
Además de apostar por estar hay que estar bien. En la mayoría de los casos los editores y autores apuestan más por Frankfurt y Guadalajara que por Liber y eso se nota y va haciendo mella en el Salón español. En el mejor de los casos los asistentes a Liber son los comerciales, que tienen la misión de vender, vender y vender. Y lo hacen sin el apoyo de sus editores y los autores a los que representan. No quiero generalizar, hay honrosas excepciones en las que el editor/a está allí durante la feria y atiende a los clientes, a los medios, a los visitantes… pero si has visitado Liber estarás de acuerdo conmigo que son los menos.
2.     La apertura al público general. La vida que le da a la feria que colegios enteros puedan venir a comprar un libro, a ver las novedades, a conocer autores, a conocer editoriales, es algo impresionante. Colegios, universidades, abogados, profesoras, amas de casa… cualquiera que desee ver, conocer y adquirir cultura.
Puedes, o no, estar de acuerdo con lo que propongo, pero si lo hago y lo pienso es porque me encantaría ver Liber como estoy viendo hoy Guadalajara.
Hasta pronto.

No hay comentarios: